Sin categoría

Moda simbiótica la tendencia en madres e hijas

Ahora no es extraño ver que una madre se vista igual que su hija. Es una tendencia conocida como moda simbiótica y está relacionada con el matching outfit (combinación de prendas entre dos personas). Se atribuye su expansión -en gran medida- a una tendencia muy usada por las celebridades de Hollywood. 

Pues si bien se viene hablando de esto desde hace algún tiempo, hasta hace poco tomó un auge considerable. La moda simbiótica está siendo más utilizada y -básicamente- es cuando una madre e hija se visten con ropa idéntica o muy parecida. Entre las famosas que más se destacan en esta tendencia están Beyoncé y Katie Holmes.

Hay quienes también lo definen como twinning, donde existen diferentes tipos o ejemplo, como comprar o hacer camisetas iguales, además no solo se trata de madre e hija, hay casos de hermanas; papá e hijo y -hasta- con los abuelos. 

Tal vez, uno de los casos más reconocidos entre madre e hija es el de Kim Kardashian y su hija, a quienes en muchas ocasiones se les ha visto hasta compartiendo el mismo peinado. Uno de los momentos más recordados es cuando ambas asistieron a una pasarela de primavera-verano 2015 de Givenchy, donde estuvieron vestidas por el célebre padrino, Riccardo Tisci. 

A la lista de famosos se suman Alessandra Ambrosio y Natalia Vodianova, al igual que algunas mini-celebrities como Harper Seven, Zahara Jolie-Pitt o las hijas de Victoria Beckham y Angelina Jolie, quienes usualmente se les ve usando los mismos bolsos que usan sus madres. 

Entre los consejos que más dictan los expertos a la hora de vestirse de la misma manera con la hija, está el uso de fibras naturales: algodones de buena calidad y evitar las prendas sintéticas. Asimismo, los vestidos en corte en “V” favorecen a aquellas madres más jóvenes, si les dan un aire de soltura y comodidad que va en línea con un toque fresco de mamá juvenil, además podrán usar tirantes de trenzas y hombros descubiertos. De igual manera, se puede optar por utilizar prendas similares que hagan “match” aunque no sean idénticas, por ejemplo, ropa básica que permite recrear un estilo, usando tonos iguales, pero con cortes acordes a la edad de cada una. Así  mismo accesorios como gafas, bolsos, correas, bufandas, gorros o complementos del cabello pueden ser una opción para combinar entre madre e hija.

Una situación para nada perjudicial

Muchos se preguntan si tiene algo de malo vestir a las hijas igual que las madres y la respuesta es que no. Según psicólogos y expertos, no hay nada malo en ello y hasta tiene una connotación divertida, pero como siempre se ha advertido, todo en exceso no es bueno y por eso se advierte de la necesidad de mantenerlo en un equilibrio, sin exagerar y hacerlo en algunos momentos, no debe ser algo constante. 

Se aconseja que a medida que van creciendo, los niños puedan elegir su propia ropa ya que favorece para su desarrollo sentirse respaldados, lo que hace que adquieran confianza en sí mismos y aumenten la que sienten hacia sus padres. El decidir de forma constante sobre su ropa o identidad, poder generar dudas sobre su autonomía, algo que puede pasar en algo que parece tan elemental como elegir su vestuario. 

GoTrendier Team